En Andalgalá los abonados de la TV por cable pagan en la calle

El día 5 de agosto pasado asumió como interventor judicial en el TV Cable de Andalgala Jorge Boggio. La medida fue dispuesta por el Dr. Osvaldo Romero, titular del Juzgado Civil y Comercial 2, con el propósito de proteger el derecho de uno de los propietarios, Javier Vicente, que lo creó en 1991.

Su actual administrador ha sido denunciado por Vicente por incumplimiento de contrato y daños y perjuicios. Pero la situación curiosa y desagradable para los usuarios del TV cable es que el administrador, Enrique Argañaraz, dispuso una autoclausura, colocando un cartel desde el lado interior de la puerta del comercio, con el que se encuentran sorpresivamente los abonados cuando se dirigen allí a pagar o efectuar un reclamo.

Son atendidos por personal del cable en la vereda, donde deben abonar las boletas, sin que se consigne fecha del pago. Vicente ha denunciado que tal práctica constituye “una burda maniobra para desbaratar su derecho y se trata de un caso grave de desconocimiento de una orden judicial, ya que se ha determinado que tal “clausura” no existe ni ha sido decidida por AFIP, Rentas, municipalidad ni la Justicia”.

Para Vicente se trata de un delito penal, ya no civil. “Estando involucrados Argañaraz, el encargado Gustavo Álvarez y otros empleados, podría tratarse de una asociación ilícita, lo que cuadruplica eventuales condenas”, interpretó Vicente, quién además dijo que el interventor judicial y un periodista “han sufrido graves amenazas, lo que enturbia aún más un proceso que debiera circunscribirse a lo meramente comercial y se ha transformado en un continuado de delitos”.

Pero sin duda lo más triste es el destrato que sufren los abonados de una empresa que debería ser de servicios y castiga con estos procedimientos a sus clientes.

fuente: el ancasti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *